top of page

EL LÍDER Y LOS INDICADORES

Consolidar los equipos de trabajo, teniendo como prioridad la integración de todos los empleados, analizar los perfiles del personal para asignar las posiciones adecuadas y gestionar los indicadores logísticos sin descuidar el liderazgo del personal son algunas de las claves de una gestión óptima.




La vorágine diaria de las operaciones logísticas y la necesidad de dar solución inmediata a infinidad de problemáticas que surgen en el día a día, así como las presiones tanto de los clientes internos como externos, que muchas veces juegan en contra de los encargados de gerenciarlas, haciéndoles desatender cuestiones significativas por tratar de cumplir con los objetivos operativos y de costos (de producción, almacenamiento, distribución, calidad del servicio, eficacia en la entrega, etc.), llevan a descuidar la variable más importante que puede tener cualquier operación u organización: su personal.


El líder debe marcar el camino por seguir, tener una visión integral de la operación, elaborar y monitorear los indicadores de gestión para cumplir con los objetivos propuestos, pero sin caer en la trampa de creer que ese es su único propósito. El líder deberá consolidar los equipos de trabajo, favoreciendo la integración de todos los empleados, analizar los perfiles del personal para asignar las posiciones adecuadas y explotar así su máximo potencial, establecer cronogramas de capacitación para nivelar los conocimientos, alentar el crecimiento personal, establecer planes de objetivos y fomentar una sana competencia. Y el líder, además, deberá predicar con el ejemplo.



Comments


bottom of page